miércoles, 14 de octubre de 2009

Llegó el finde del casorio!!

El sábado, pasé a buscar a mi chico al lugar indicado bastante rápido, ya que Contapadre dejó olvidado en el Contamóvil el nomenclador cartográfico (la Guía T de Córdoba). Tras cargar nafta, nos dirigimos a destino... Jugamos a las cartas hasta que se hizo la hora de cambiarnos para ir al casamiento de mi amiga... y como siempre, me mandé un moco.
Intentando sacar el Contamóvil del incómodo estacionamiento, pisé tierra, aceleré y llené de tierra al pobre muchacho, que por darme amablemente las indicaciones, quedó sucio hasta la cintura! Por suerte, el Contamóvil tenía los adminículos necesarios para el aseo de mi compañía, sino, el pobre me hubiera asesinado. Segundos después, partimos hacia la iglesia, y se largó una lluvia torrencial.
En la mitad de la ceremonia religiosa, un gato se robó el show... de pronto empezó a camina por el centro de la alfombra de la iglesia, se sentó mirando a los novios... y luego, se subió a uno de los bancos de la iglesia, calentado por una gorda que casi lo mata por aplastamiento.
Terminó la ceremonia, atacamos a los novios con municiones de arroz, y gracias a que paró la lluvia, pudimos tener un viaje tranquilo hasta el salón de fiesta, donde todo estuvo impecablemente preparado. La entrada fue variada, para todos los gustos, y por primera vez, disfruté de beber cerveza roja, en vez de esos cocktails horribles que suelen dar!!! Al rato, comenzó la ceremonia civil, y fue el momento en el que el novio renunció a su libertad. Obviamente, mucho baile y fernet con coca (mi chico tomaba el fernet y yo la coca), y nos divertimos entre amigos. A las 5, el sueño me vencía, por lo que nos fuimos a nuestra cabaña a descansar.
El domingo, tras levantarnos tarde, cociné el almuerzo (delicioso por cierto), y tuvimos la idea de ir a la fiesta del salame en Colonia Caroya, para ver si me elegían reina del salame. Viajamos una horita, y al llegar, había unos viejos borrachos a los gritos y nada más... La fiesta duraba hasta las 18 hs, hora en que nosotros llegamos, así que compramos salame, queso y volvimos a la cabaña a comer una picadita. Valiente fiesta, que dura hasta las 18!!
El lunes, mi chico preparó el asadito, preparamos las cosas, y nos pusimos a ver una peli mientras esperábamos a Brisa y Liza para ir a tomar algo por ahí. Cuando llegaron, después de haberse perdido debido a que Liza entendió mis indicaciones para el carajo (en vez de "doblá 50 metros antes del puente", entendió 50 metros después), fuimos hasta el río. Cuando llegamos, el río no existía más debido a la sequía, pero estuvo bueno para charlar y reirnos, hasta que se hizo tarde y tuvimos que volver a la docta, para que mi chico se volviera a CABA. Llegamos con lo justo a la terminal, y tras un muy lindo fin de semana, nos despedimos hasta mi próximo viaje...

8 comentarios:

agustín dijo...

Hello


Pero al final...

...salio Reina del Salame? :)



jeje

Conta Dora dijo...

Agustín: no... ni reina del chorizo seco salgo yo!!!

Besos!

agustín dijo...

Q pena :(


yo como jurado la hubiera votado !


Tengo una invitación para usted y no obscena, en mi blog la espero con mates, cuando usted quiera.

Saludos

JuanM dijo...

"fuimos hasta el río. Cuando llegamos, el río no existía más debido a la sequía"

Ja! No se si es para reir o para llorar...

Muy bueno el relato jaja no sabía que había fiesta del salame!
:P

Beso

Brisa dijo...

Jajajajajaj,q despelote,no encontrabamos la calle para llegar a la cabaña!!,encima Liza q entendia cualquiera,jajaja,pero la pasamos muy lindo!.
Vamos arriba!,a lo mejor el año q viene salis reina!q no decaiga!jajajajja.
Besos!

Acuarius dijo...

:)

SirThomas dijo...

Divertida la crónica. La del auto acelerando y el muchacho "enterrado" genial como escena.

Saludos.

Conta Dora dijo...

Agustín: prometo pasar!!!

JuanM: Si! Y se viene la fiesta del pan casero!

Brisa: No perdamos las esperanzas "Conta para reina del pan casero!!"

Acuarius: Spam?

SirThomas: No fue gracioso, pensé que me pateaba el auto!!! O que me abandonaba! jajaja!

Besos!